Mensaje de la Directora

Las personas con discapacidad a menudo tenemos que luchar contra distintos estigmas y obstáculos para conseguir salvar las barreras que nos rodean. Si bien, gracias al creciente compromiso y sensibilización de la sociedad y a los importantes avances en nuestra legislación, se ha logrado promover los derechos de las personas con discapacidad y, por ende, nuestro desarrollo personal y participación en la vida comunitaria en condiciones de igualdad. En definitiva, nuestra plena inclusión social.

En los últimos años estamos siendo testigos de una profunda transformación tecnológica que ha dado lugar a una sociedad eminentemente digitalizada, con un despliegue de soluciones y tecnologías de la información y la comunicación que están presentes cada vez más en nuestras vidas y que suponen un constante desafío para todas las personas con discapacidad visual. Los avances tecnológicos han supuesto un antes y un después en nuestra forma de vivir y de relacionarnos con el mundo y, en consecuencia, debemos adaptarnos a la rápida y constante velocidad de la innovación.

El Centro de Tiflotecnología e Innovación (CTI) de la ONCE, como centro referente en materia de productos de apoyo y tecnologías dirigidas a las personas ciegas o con deficiencia visual grave, cuenta con un importante capital humano de profesionales quienes, con su conocimiento y experiencia en tiflotecnología y tecnologías accesibles, trabajan activamente para aumentar la usabilidad y accesibilidad de estas nuevas infraestructuras digitales, tan necesarias para garantizar y mejorar la calidad de vida y la autonomía personal de las personas con discapacidad visual.

Gracias al modelo de gestión de venta de Lotería Social, Segura y Responsable de la ONCE, desde el CTI -al igual que hacemos en todo el Grupo Social ONCE- trabajamos de manera coordinada y aunando esfuerzos para la consecución de mayores y mejores resultados en nuestra oferta de servicios sociales.  En el CTI, además, hemos adquirido el compromiso de trabajar en un entorno de mejora continua en la gestión de la calidad, según la norma ISO-UNE-9001:2015, y realizar nuestras actividades y tareas dentro de la sostenibilidad y respeto al medio ambiente, algo intrínseco a los valores y objetivos de nuestra Organización.

Los progresos que la tecnología está aportando son innumerables: tabletas, teléfonos móviles, asistentes virtuales, impresoras braille y 3D, lectores y revisores de pantalla, wearables, anotadores braille, reproductores Daisy, sistemas de posicionamiento GPS…, un sinfín de dispositivos y soluciones de hardware y software que ponemos al servicio de las personas afiliadas a la ONCE. Por este motivo, desde el CTI queremos y debemos asegurarnos de que la tecnología sea una gran aliada en la inclusión educativa, laboral y social de las personas con discapacidad visual, sin olvidarnos de que debemos actuar sobre determinados ejes estratégicos con los que garantizar su diseño accesible y manejable, localización y adaptación, comercialización a precios asequibles, formación y soporte técnico adecuados, y así evitar que se convierta en una barrera que abra una brecha de desigualdad.

Además de todo lo tecnológico, también comercializamos productos diseñados y producidos en nuestro Centro, y en ocasiones en colaboración con empresas externas, con los que damos respuesta a las necesidades de las personas con discapacidad visual en todos los ámbitos de la vida:  bastones de movilidad, juegos de mesa, relojes, material educativo… En definitiva, un amplio espectro de artículos y ayudas para su día a día.

Con independencia del dispositivo que utilicen o del grado de discapacidad que presenten, disponer de entornos accesibles e integradores ayuda a potenciar las capacidades de todas las personas y, en el caso de aquellas con discapacidad, a crear igualdad de condiciones en lo que se refiere al acceso a la información, búsqueda de empleo, interacción social y acceso al mercado laboral, por mencionar algunas áreas fundamentales de nuestras vidas.

A pesar de los grandes progresos que se han realizado, aún queda un largo camino por recorrer antes de que las tecnologías sean realmente accesibles y usables. Desde el CTI seguiremos trabajando para promover y potenciar un mundo más amable para todos.

 

María del Carmen Millán Vera
Directora del Centro de Tiflotecnología e Innovación - CTI

Compartir en: